La zancadilla del concejo municipal a los pequeños y locales medios de comunicación

Por:

Alejandro Bernales M.
17/12/2009
La reducción de este presupuesto afecta profundamente la diversidad de informar, beneficiando sólo a las empresas de medios más grandes de la ciudad, siendo un golpe al trabajo de los medios locales más pequeños. Por Alejandro Bernales
El gallito entre el concejo municipal y el alcalde Rabindranath Quinteros respecto a la aprobación del Presupuesto 2010 no ha pasado desapercibido. La rebaja de importantes items asociados al buen funcionamiento de una ciudad como lo son los gastos en alumbrado público, la recolección de la basura, programas sociales de la alcaldía, subvenciones y difusión de campañas de interés comunitario, no dejan indiferente a nadie.
Siendo todos los items diferentes, cada uno de ellos con grados de importancia diferentes quiero referirme en esta columna a la reducción del presupuesto publicitario aprobado por los concejales Leopoldo Pineda, Jaime Brahm, Luis Andrade, Eduardo Matamala, Pedro Sandoval junto con Patricia Epinoza y siendo rechazada sólo por los concejales Marcos Velásquez y Gervoy Paredes. La medida adoptada por el concejo no sólo afectará a la difusión de un conjunto de campañas dirigidas a la comunidad, entre las que se cuentan el cuidado de espacios públicos, la campaña de invierno, la difusión de Temporales Teatrales, el programa de Fiestas Patrias, los programas de control canino de conciencia y difusión turística además de las campañas de permisos de circulación, pago de patentes comerciales y pago de permisos de circulación para locomoción colectiva; sino que también atentan duramente a la diversificación de medios y a las personas que trabajan en ellos.
Hilando fino: Las cifras
Para entender de mejor manera el porque esta decisión es un golpe a los medios más pequeños los invito a ver el problema en cifras. El presupuesto anual de la Municipalidad de Puerto Montt en concepto de publicidad era de $162 millones de pesos anuales, de los cuales el concejo municipal rechazó $93 millones quedando a disposición $69 millones, monto que según la misma municipalidad sólo se asegura parcialmente el financiamiento de publicaciones legales de avisos y licitaciones. Del presupuesto aprobado, $54 millones están destinados a la publicación de avisos legales, los cuales se publican por ley si o si sólo en el medio impreso con mayor circulación de la ciudad más un pequeño porcentaje que se reparte entre medios de circulación nacional. Otros $10 millones van a radios por concepto de avisos para programas sociales y los $5 millones restantes se ocupan para hacer campañas de difusión cultural para lo que se contratan a las radios de mayor audiencia en la ciudad como Bío Bío o Reloncaví.
Como puede notar la reducción de este presupuesto afecta profundamente la diversidad de informar, y beneficia sólo a las empresas más grandes, siendo un golpe al trabajo de los medios locales pequeños y medianos como radios, canales de televisión, medios on line, revistas y otro tipo de soportes publicitarios que no fueron considerados de este presupuesto viendo, en el caso de algunos, en peligro sus continuidades.
Una señal de poder para algunos, una decisión dolorosa para otros.